Jurado-Derecho comparado


JURADO-DERECHO COMPARADO

JURADO-DERECHO COMPARADO

En sus comienzos en Europa, es decir fuera de Inglaterra y los Estados Unidos, el jurado fue establecido en:
Francia en 1789;
España en 1820;
Portugal en 1830;
Alemania en 1848;
Italia en 1860;
Rusia en 1864.

Una transformación adoptada en varios países fue la de que la sentencia fijando la pena se atribuya al conjunto de jueces profesionales y jurados, modificando la tradición anglosajona que la consideraba cuestión de derecho reservada a los jueces después del veredicto de culpabilidad del jurado. Eso ocurrió en:
Bélgica en 1919;
España en 1931:
Francia en 1932;
Austria en 1934.

En la actualidad, los distintos sistemas optan por alguna de las siguientes variantes:
Bélgica: jurado clásico
China: tribunal mixto con asesores populares
Croacia: tribunal mixto escabinado
Dinamarca: ambas clases: tribunal mixto de asesores populares y jurado clásico
Inglaterra: jurado clásico y tribunal de magistrados legos
Finlandia: tribunal mixto de asesores populares
Francia: tribunal mixto escabinado
Irlanda: jurado clásico
Noruega: ambas clases: tribunal mixto escabinado y jurado clásico
Rusia: ambas clases: tribunal mixto de asesores populares y jurado clásico
Escocia: jurado clásico
Sud África: tribunal mixto escabinado
España: jurado clásico
Suecia: tribunal mixto de asesores populares
Suiza-Ginebra: jurado clásico


Estados Unidos
En 1937, en Palko v. Connecticut, se entendió que el derecho al jurado de la sexta enmienda no era aplicable en los estados, doctrina que fue revertida recién en 1968 en Duncan v. Louisiana. En ese caso también se aclaró que el derecho era inaplicable en caso de delitos de menor cuantía y, en 1970, en Baldwin v. New York, se fijó el criterio de que debía considerarse de mayor cuantía el delito que era susceptible de una pena de más de seis meses, pero en 1969, en Frank v. United States, se dijo que si la pena en concreto aplicada de tres años era de cumplimiento condicional se trataba de un delito menor. En 1984, en Spaziano v. Florida, se aclaró que la garantía de la sexta enmienda no implica que el jurado deba determinar la pena. Recientemente, en 2002, en Ring v. Arizona, se estableció que la determinación de circunstancias agravantes conducentes a la aplicación de la pena de muerte tiene que ser hecha por el jurado y no por los jueces.