Jury nullification


JEFFREY ABRAMSON Profesor de Política en la Universidad Brandeis, aboga por el derecho de los jurados de apartarse de la ley que consideran injusta. Critica las formas en que los jueces, o los manuales de divulgación, instruyen al jurado así como la distinción de las cuestiones de hecho y de derecho, de donde concluye argumentando a favor del derecho a apartarse de la ley –con la acotación de que el apartamiento sólo cabe a favor del acusado, no para empeorar su situación-. Según él, en los dos estados en que se informa a los jurados sobre ese derecho –Indiana y Maryland- los jueces no han encontrado ningún incremento dramático en la frecuencia de casos en que se produce el apartamiento.

Todo el contenido de uno de los seis capítulos en que está dividida la obra “We the jury” está dedicado al tema de “Jury Nullification”. Describe varios casos significativos:

1) La acusación de violación de domicilio (“trespassing”) y resistencia a la autoridad de los miembros del grupo antiaborto que invadió las clínicas en que se atendían esas operaciones en el área de San Diego en 1989. El diario que publicaba uno de los acusados, Holman, trató de influir sobre los jurados editorializando sobre su atribución de apartarse de la ley. No tuvo éxito e igual fue condenado a 30 días de arresto. En ese entonces surgió la FIJA para hacer lobby a favor del derecho en cuestión.

2) En 1969 un grupo de nueve personas, cinco de ellos sacerdotes, saqueó las oficinas de Dow Chemical en protesta por la fabricación de NAPALM utilizado en la guerra de Vietnam. El juez no admitió informar al jurado sobre su atribución de nulificar y los nueve fueron condenados.

3) En 1973, en Camden, Nueva Jersey, veintiocho manifestantes contra la guerra de Vietnam destruyeron registros de reclutamiento militar de la oficina local. El juez admitió instruir al jurado sobre nulificación y los veintiocho fueron absueltos.

Abramson es partidario de la consagración del derecho aunque reconoce su declinación a partir del siglo XX y admite también que se encuentra contaminado por prejuicios y racismo. Lo compara con el derecho de desobediencia civil y recuerda a Martin Luther King Jr. La subsistencia –expresa o encubierta- del fenómeno, pese a la mencionada declinación, surge de otros casos recientes:

4) La absolución del médico Jack Kervokian en 1994 en Detroit, Michigan, acusado de ayudar al suicidio de no menos de veinte personas desconociendo la ley del estado que prohibía a los médicos esa asistencia.

5) El caso del alcalde de Washington, D.C., Marion Barry, en 1990, con acusaciones vinculadas a drogas en que sólo se lo condenó por un cargo de delito menor (misdemeanor), se lo absolvió de otro y resultó bloqueado el veredicto de otros doce cargos semejantes.

6) El caso de Oliver North, en 1989, implicado en espionaje en Irán, acusado de falso testimonio ante el Congreso federal y obstrucción al Congreso federal, condenado por tres de los doce hechos que se le atribuían, aquéllos en que no hubo prueba de órdenes superiores, y su absolución en los restantes en que si se entendió que había esa clase de órdenes. Ese veredicto desconoció la instrucción del juez de que la orden superior no era eximente.

Lo que está muy claro en Abramson es la extensión que asigna al derecho de apartarse de la ley por parte del jurado: únicamente para absolver, no para decidir cuestiones de derecho y jamás para condenar.

En cuanto al deslinde de cuestiones de hecho y de derecho, lo que concluye es que la imposibilidad práctica de la distinción pone en claro lo ocurrido con los intentos de suprimir la potestad de nulificar del jurado: la historia demuestra que este último siempre escapó de los intentos de restringir las absoluciones basadas en cuestiones de conciencia.

Su conclusión final merece transcribirse: “ De manera ostensible u oculta, la potestad de nulificar se mantiene invariablemente como estrategia para que los jurados puedan reconciliar la ley con los dictados de su conciencia. Esa reconciliación, para bien o para mal, es la esencia del sistema de juicio por jurado

Jeffrey Abramson “We the Jury-The jury system and the ideal of Democracy-”, Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 2001 (3ra. reimpresión 2003)