La prueba en el procedimiento penal comparado


traducción y resumen del informe preparado por Jean Pradel, publicado en Revue Internationale de Droit Penal, vol 63, 1-2, 1992).

La presunción de inocencia, consagrada en numerosos textos constitucionales, es regla jurisprudencial en Ingla­terra y en Francia y supone la supresión, claramente esta­blecida en el nuevo código italiano, de la absolución por falta de pruebas (es decir sólo cabe una absolución libre, sin acotaciones). No afecta esa presunción la existencia de reglas como el art. 425 del nuevo código italiano que supe­dita la desestimación a la certeza de ciertas causales impeditivas puesto que el reenvío a juicio su­pone la posibi­lidad de la absolución.

En materia de admisibilidad de la prueba hay tres va­riantes: 1) la absoluta libertad de prueba de la que es e­jemplo el código francés (art. 427); 2) la intermedia, de la que son ejemplo Ho­landa y Alemania, que enumera las pruebas admisibles pero que, en definitiva, se aproxima a la liber­tad; y 3) el modelo anglosajón que es el que establece re­glas más acotadas aunque debe hacerse la salvedad que esas reglas rigen sólo para la determinación de la culpabilidad, mientras que para la fijación de la sentencia, se admite la más absoluta libertad, incluyendo pruebas ilícita­mente obte­nidas.

La más característica regla de inadmisibilidad es la del testimonio de oidas que, además de los anglosajones, figura en las leyes italiana, portuguesa, japonesa y de E­gipto. Según el portugués Costa Andrade, está vinculada con el proceso acusato­rio. Las excepciones, sin embargo, mues­tran el criterio utilita­rio que la inspira.

Otra es la prueba de mala reputación. Pero el código ita­liano nuevo la admite y los anglosajones reconocen una excepción importante: cuando el acusado introduce prueba de buena reputa­ción.


En cuanto a la "administración" de las pruebas, hay reglas particulares concernientes a determinados tipos de pruebas y re­glas generales sobre toda clase de pruebas.

En cuanto a la confesión, la prestada en sede policial vale a condición de las advertencias del caso Miranda en EEUU, con la regla del derecho al silencio en la ley inglesa de 1984 (Police and Criminal Evidence Act). Pero en EEUU, igual que en Canadá, el derecho al silencio es más abarcativo: supone que no sólo puede no responder; es que no se le debe preguntar. En Italia, la regla es más fuerte aún: no tiene valor ninguna respuesta hecha en au­sencia del abo­gado.

La prestada en la audiencia determina, en los paises del Common Law, la simplificación del procedimiento. En Por­tugal hay una discriminación según la pena del delito y en Italia una dis­minución de pena.

Respecto a los testigos, Alemania (art.55), Holanda, Portu­gal, Italia (art.198) y los paises del Common Law, ad­miten la abstención cuando pueden autoincriminarse. No así Francia y Bél­gica. El anonimato está, en general, descarta­do, en especial en el Common Law, pero se lo admite en la jurisprudencia en Holanda. La jurisprudencia de la Corte europea, bajo condiciones riguro­sas, lo permite si el juez está al corriente de la identidad y la parte contraria puede repreguntar.

Los registros domiciliarios pueden practicarse por la poli­cía en Francia (art. 56) si es necesario para secuestrar objetos útiles a la encuesta. En Italia, con confirmación o previo de­creto fundado en indicios suficientes (art. 247). En Inglaterra, Estados Unidos y Canadá rige la regla de la autorización fundada en "causa probable". Cuando hay asenti­miento, en ninguno de estos tres paises se exigen otras con­diciones.

La requisa personal está muy limitada en Inglaterra donde no se la admite sin consentimiento pero con la salve­dad de que la negativa puede ser considerada idicio de cul­pabilidad. En Italia lo mismo pero sin permitir ninguna pre­sunción.


Las escuchas telefónicas están reglamentadas rigurosa­mente y se exigen tres condiciones: 1) gravedad del delito; 2) subsidiariedad, es decir como ultima ratio; y 3) judicialidad, es decir, con autorización del juez.

Como reglas generales sobre la "administración" de la prueba se señala: 1) la distinción del rol del juez y las partes entre paises de Europa continental y países del Common Law, según la investigación de la verdad que los pri­meros indican y rechazan los otros; 2) la regla sobre perti­nencia de la prueba que con­fiere atribuciones relativameente discrecionales a los jueces; 3) la regla de lealtad que con­cierne al uso de agentes encubiertos y procedimientos que atenten a la libertad y dignidad; 4) la regla de comunica­ción que atañe a la compulsa de las actuaciones en Europa continental y a los mecanismos de "Discovery" en Estados Unidos.

Con respecto a la regla de exclusión se señala que In­glate­rra, donde era clásico que se admitía de cualquier ma­nera (un viejo precedente decía que aún siendo robada la prueba es admi­tida) introdujo la regla de exclusión con la PACE de 1984.

En cuanto a la apreciación de la prueba se presentan dos criterios: el de Europa continental de la íntima convic­ción y el del Common Law, incluyendo Italia, de "más alla de la duda razo­nable".